Srdjan Spasojevic

Director

Personal Info

  • Fecha de nacimiento: 1976
  • Nacionalidad: Serbio
Social:

Biography




Los escritores Srđan Spasojević y Aleksandar Radivojević han expresado que su obra es una parodia de las películas modernas y políticamente correctas producidas en Serbia, las cuales cuentan con apoyo financiero extranjero.

Ante la pregunta de por qué se eligió Srpski Film como título, Radivojević contesta: «Srpski Film también es una metáfora de nuestro cine nacional: aburrido y predecible, que acaba resultando divertido sin tener pretensión de ello. Este hecho es comentado y sutilmente parodiado de principio a fin, pero con mesura». Asimismo describe el cine serbio como «películas penosas financiadas por el estado, producidas por personas que no tienen conocimiento del mundo del cine, ni relación con él y, a la vez, respaldadas férreamente por fondos no nacionales. La calidad de la película no les preocupa, lo único que les importa es la defensa burocrática del reglamento sobre lo políticamente correcto».

De acuerdo con Spasojević, la personalidad de Vukmir es «un reflejo exagerado del nuevo orden cinematográfico europeo (…); Occidente ha dejado de sentir de un modo genuino, así que buscan otros falsos, irreales; tratan de comprar emociones».




En otra entrevista declara Spasojević: «mi impactante película A Serbian Film muestra el fascismo que hay tras lo políticamente correcto». En cuanto a si la violencia que se representa está relacionada con los soldados serbios y los crímenes de guerra que estos han cometido, el mismo autor responde: «Srpski Film no tiene como temática la guerra, pero trata con las consecuencias de una sociedad de posguerra de una manera metafórica y con la explotación hasta el extremo de un hombre por asegurar la supervivencia de su familia».

«Si bien en esta película, mediante una alegoría, tratamos de lidiar con nuestra vida y las autoridades corruptas que gobiernan, también intentamos enfrentarnos al arte y el cine de hoy en día con sus respectivas autoridades artísticas que los gobiernan de una manera corrupta. Las películas que predican y hacen respetar la rectitud política son, actualmente, las dominantes de la expresión cinematográfica. Hoy en día en Europa del Este no recibes financiación para una película a no ser que tengas una “historia verídica” patética y conmovedora que cuente la historia de unas pobres niñas refugiadas y desamparadas con fósforos, que terminaron como víctimas de la guerra, de hambrunas y/o de la intolerancia. En su mayoría tratan a las víctimas como a héroes, y las utilizan y manipulan con el fin de despertar la empatía del espectador. Crean una historia falsa y romántica sobre esa víctima y la venden como si fuera la vida real. Esa es la auténtica pornografía y manipulación, y también violencia espiritual… El fascismo cinematográfico a través de la rectitud política».

Spasojević y Radivojević advierten también que la película no aborda solamente los conflictos serbios, sino que también los propios del «Nuevo Mundo» en general. «No buscábamos realizar una película hermética que tratara exclusivamente nuestras tragedias locales: nuestro propósito ha sido relatar una historia con matices mundiales, ya que Serbia es un mero reflejo de las tendencias generales del Nuevo Mundo de hoy en día; cómo trata de imitarlo y falla estrepitosamente. De una manera contraria a la fachada sin igual de lo políticamente correcto del Nuevo Mundo, todavía es un máquina fría y devoradora que se dedica a aniquilar el mínimo reducto de libertad (del arte y de la expresión) que nos queda, destruyendo toda alternativa que encuentre a su paso».

x